viernes, 14 de enero de 2011

Gracias.

Gracias es una palabra poderosa que deberíamos usar más seguido, todos los días, a cada momento del día. Dar las gracias a la señora que nos prepara el café; al internet y los móviles, que aunque nos hemos acostumbrado a ellos, no pueden dejar de maravillarnos; a los compañeros de trabajo que se hicieron amigos y ahora que se han ido, siguen aquí. Gracias a las noche buenas que no se han secado por completo y al maestro Jerónimo por los muebles de madera que nos ha hecho y por estar siempre a tiempo; gracias a Polanco que es extraordinario a cualquier hora del día; gracias a los amigos que siempre están; gracias a los problemas que nos mantienen ocupados y nos hacen sentir bien cuando los solucionamos; gracias a los fracasos que nos enseñan; gracias a los clientes que nos han permitido vivir todas estas cosas juntos; pero hoy, especialmente, gracias a los chavos que en lugar de irse de fiesta, como es normal un jueves cualquiera, anoche estaban aquí, riéndose. Neta, gracias.

jueves, 6 de enero de 2011

Afilar el hacha.

Me gusta concebir nuestra profesión como un oficio. Me gusta pensar que trabajamos con la honestidad de un artesano, tratando de hacer nuestras cosas con calidad y cariño. Pienso que cualquier artesano cuida sus herramientas porque de ellas depende su trabajo, porque come gracias a su trabajo. En nuestro oficio, ¿cuál sería nuestra principal herramienta? Sin duda, el cerebro. El cerebro es el que nos da de comer. Por eso hay que ejercitarlo para tenerlo bien afilado. Tratar de estimularlo con todo lo que este a nuestro alcance. Creo que debería ser una obligación para la gente que se llena la boca con la palabra "creativo", estar al día, vivir con curiosidad; aprender, aprender, aprender. Tener la humildad de reconocer lo mucho que nos falta por descubrir.

Hace unos días le dije a Natalia, que sólo tiene siete años, que era una niña muy inteligente. No soy inteligente, me contestó, hay muchas cosas que no sé y que no entiendo. Para mí, precisamente al reconocer con humildad sus carencias, está expresando su inteligencia. Y este es uno de los retos que nos hemos impuesto para este año en .todo lo contrario: afilar el hacha.

No le den valor a lo que dijo Natalia, sólo tiene siete años. Piensen mejor en la frase de Sócrates: "yo sólo sé que no sé nada". O vean este maravilloso anuncio que nos habría encantado hacer a nosotros.








miércoles, 29 de diciembre de 2010

Federer VS Nadal.

Nadal es un hombre de su tiempo. Juega como deben jugar los tenistas hoy día: es fuerte, se vale más de la potencia que del estilo, entiende que el uso de la tecnología está muy por encima de la astucia. Federer es todo lo contrario, un jugador con magia en las muñecas, con un estilo sobrio, elegante, discreto. Dicen que juega como jugaban los clásicos hace tres décadas, de una forma que se había perdido en la memoria de los viejos. Respetamos que Nadal haga mejor que nadie lo que hace todo el mundo, pero nos emociona un jugador como Federer, que se ha atrevido a ser diferente, a caminar cuando todos corren, a susurrar en una época en la que hay que gritar para hacerse escuchar, a volver a los principios básicos de su profesión. Federer es para nosotros una gran inspiración.


lunes, 20 de diciembre de 2010

¿Cuál es la noticia?

Nuestra profesión tiene algo que ver con el arte, pero mucho más con el sentido común. La verdad es que más que ser artistas, somos vendedores. Y más que crear, hay que descubrir argumentos de venta. Uno de los ejercicios que hacemos en todo lo contrario cuando recibimos un brief es preguntarnos: ¿cuál es la noticia? En otras palabras, ¿qué es lo que tenemos que decir? Parece mentira, pero es muy fácil perderse en las formas cuando no tenemos claro el fondo. Si no buscamos las grandes preguntas, tendremos que conformarnos con las pequeñas respuestas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Nueva campaña para Nutrioli DHA

video video video
Las marcas poderosas están llenas de significados para el consumidor. "Son polifónicas, no monofónicas", dicen en Bassat Ogilvy. Martin Lindstrom los llama "marcadores somáticos": la naturaleza, el chop chop, Maldonado, la soya, la pureza, el color verde, la botella y la claridad, son elementos fácilmente reconocibles y asociados con Nutrioli. Esto nos permitió desarrollar una de las campañas más relevantes de este año.

viernes, 5 de noviembre de 2010

No hay proyectos pequeños para grandes personas.

Teresa Sapey tiene su estudio en Madrid. Cuando se enteró del proyecto del hotel puerta América, quiso participar, pero las puertas estaban cerradas para ella, ya habían otorgado los espacios a los grandes nombres de la arquitectura: Foster, Nouvel, Zaha Hadid... "¿si encuentro un espacio, me dejas diseñarlo?" propuso al cliente. "No existe un sólo espacio disponible." Le contestó, terminando la conversación. Cualquiera se hubiera dado la vuelta y caminado de regreso mirando la banqueta. Pero esta mujer, en cambio, dijo: "¿qué tal el estacionamiento?". Hasta ese momento nadie había pensado que valiera la pena diseñar un estacionamiento. Hoy, es más comentado su trabajo, que el de los otros grandes arquitectos y se ha inventado un nicho de negocio que antes no existía. Ojalá esta historia nos inspire para abrirnos alguna puerta.

lunes, 18 de octubre de 2010

Aprender a dudar.

Josep Lluis Mateo, arquitecto español, dice que pensar es aprender a dudar. Y cita a otra colega suya, Lina Bo Bardi, que afirma "en las escuelas de arquitectura, más que enseñar estilos o dogmas, se debería enseñar a reflexionar, interpretar, esclarecer". Y, quizás para ser, consecuente, me he puesto a reflexionar acerca de nuestro trabajo. ¿Cuántas veces nos hemos definido a nosotros mismos como expertos? Creo que el proceso de envejecimiento en esta profesión comienza precisamente con la sensación de que ya sabemos todo y somos más listos que cualquiera. Este no es un trabajo -y menos ahora con tantas cosas nuevas sucediendo a nuestro alrededor- en el que podamos decir que hemos aprendido o que hemos llegado a ningún lugar. Creo que hoy más que nunca, la publicidad es gerundio, porque la estamos haciendo y aprendiendo a cada momento.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Reflexión.

Imaginemos que el mundo se va a acabar y nos piden elegir una docena de profesiones indispensables para la reconstrucción. ¿Cuáles elegirías? Seguramente campesinos, maestros, carpinteros, médicos; si quieres arquitectos, ingenieros, mecánicos, ... pero, ¿pensarías en redactores, directores de arte, gerentes de mercadotecnia o planners? La verdad es que nadie en su sano juicio lo haría. Seamos honestos, tenemos una profesión importante para el sistema económico en el que vivimos, divertida y bien pagada. Hasta ahí. Si mañana no sale la campaña no pasa nada, la gente seguiría tranquilamente con su vida. Por eso, después de tantos años, no deja de llamarme la atención la arrogancia de muchos de nosotros, esa sensación de "somos indispensables e infalibles" con la que caminamos con una cerveza en la mano. En lo personal, sólo trato de agradecer cada día que se me permite venir a la oficina, tomar un café, reírme, enojarme a veces, y encima, cobrar.

martes, 21 de septiembre de 2010

¿Por qué todo lo contrario?

Esa pregunta nos la hicimos a mediados de 2003, muchos meses antes de abrir la agencia. Y es que no queríamos hacer un negocio, queríamos hacer algo diferente, algo que nos llenara, nos hiciera felices y que, como consecuencia, se convirtiera en un negocio. Escribimos esto:

• Nunca trabajar por dinero.
Si el trabajo no nos divierte, no estamos aportando, no creemos en el producto no nos creen a nosotros, es mejor perder el cliente que perdernos a nosotros mismos.

• Trabajar para construir marcas, no para no perder cuentas.

• Respeto ante todo.
Respetar al cliente que nos paga, al consumidor que compra los productos que anunciamos y al obrero que los fabrica. Pero muy especialmente, respetarnos a nosotros mismos.

• Ser honestos.
Hacer anuncios para la marca, no para nosotros.

• Asumir nuestra responsabilidad.
Jamás excusarnos con la clásica: "así me lo pidió el cliente".

• Generar una cultura creativa.
Construir un lugar que estimule pensar diferente, dudar, cuestionar todo y experimentar siempre. Desarrollar el buen hábito de no conformarse nunca.

• Ser un buen negocio, también para los clientes.

No ser una agencia de chispazos ni "locuras".
Partir siempre de una estrategia inspiradora. Ahondar en descubrir cuál es el problema de tal forma que cuando llegue la solución, todos puedan reconocerla. Trabajar duro en el conocimiento del producto, la competencia y el mercado, antes de sentarse a pensar una idea.

• No tener un estilo.

• Pensar a largo plazo.
Hacer campañas que nos sobrevivan. Que el cliente las pueda seguir utilizando aunque ya no trabaje con nosotros.

• El dinero no genera ideas, pero las ideas sí generan dinero.
No depender nunca del presupuesto. Que la falta de este no sea pretexto para hacer un trabajo mediocre.

• Todos los clientes, todos los medios.
La gente no está sentada frente a la tele, la gente se mueve: encontrarla (gracias amigo anónimo) donde esté y cuidar todos y cada uno de los materiales, porque el mismo respeto y tiempo merece un spot de radio que una cenefa. Si lleva la marca, es importante.

• Que el activo más importante sea la gente.
Ser la agencia que paga los sueldos más altos: el económico, basado en un sueldo fijo y bonos por objetivos; el personal, una empresa apoyándote en tu vida y el profesional, ser una empresa que cree en tus proyectos, los estimula y puede ser parte de ellos.

Hoy, siete años después de haber escrito eso, veo que estos principios siguen rigiendo nuestro trabajo diario. Hay que esforzarse más para poder sentirnos satisfechos, pero lograrlo no es una meta, es el camino que nos trazamos... y es bueno saber a dónde vamos.






lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Por qué "agencia"?

En sus inicios, los publicistas nacieron como simples comisionistas que mediaban entre los periódicos y los anunciantes. Más adelante surgió la necesidad entre los clientes de escribir los anuncios y así nacieron los redactores y los directores de arte. Así continuó la historia hasta mediados de los ochentas cuando, con la llegada de las centrales de medios, las agencias de publicidad dejaron de cobrar la jugosa comisión del 17.65%

Hoy, ¿tiene sentido seguirnos definiendo como "agencia" de publicidad? ¿No tiene es mejor sser, por ejemplo, "estudio", tal y como lo hacen los arquitectos? El diccionario de la real academía española define agencia como: "empresa destinada a gestionar asuntos ajenos o a prestar determinados servicios"; y define "estudio" como: "trabajo empleado en aprender o cultivar una ciencia o arte / dilucidar una cuestión / lugar de trabajo de un artista o profesionista independiente". En lo personal siento que no somos agencia. Por lo menos, todo lo contrario no lo es.

martes, 10 de agosto de 2010

Cuando todo mundo vió agua, nosotros vimos todo lo contrario.

Tras el paso del huracán Alex, Nafin puso, a través de la banca, mil millones de pesos en créditos para apoyar a los empresarios de Monterrey. El cliente nos solictó urgentemente un anuncio y en lugar de poner imágenes de la inundación actual, pusimos viejas fotos del desierto. La intención era mostrar a los propios regios esa gran capacidad de trabajo que tienen y que los ha hecho lo que son. Un anuncio emotivo, diferente a todo lo que se veía en ese momento, que ayudó a nuestro cliente a colocar el 70% del monto otorgado por Nafin en menos de una semana. Con este anuncio Santander logró caerle muy bien a la gente de Monterrey y el cliente, además, ahorró en medios, ya que originalmente había contratado una pauta de tres semanas. video

viernes, 7 de mayo de 2010

Crear riqueza.

Estamos convencidos de que la publicidad es una herramienta para generar riqueza, porque mueve las ruedas del consumo. Así lo vemos en .todo lo contrario, no creemos que se necesita dinero para hacer ideas, más bien, que las ideas generan dinero. Nos gusta pensar que nuestro trabajo ayuda a que las miles de familias de los empleados que trabajan en las empresas de nuestros clientes, cobren su sueldo cada quincena. Así colaboramos con México. Por eso no vemos la publicidad como un concurso de originalidad ni como oportunidad para ganar premios, sino como la forma generar riqueza para nuestros clientes, dándole valor a sus marcas. Esa es nuestra misión, para eso venimos cada día a trabajar.

sábado, 20 de marzo de 2010

Abracadabra.

El punto es el origen y el fin de todo. Todo empieza y todo acaba con un punto. Está en nuestras manos hacer cosas buenas o malas. Somos dueños de nuestro destino. Por eso elegimos el punto como nuestro símbolo, porque somos nosotros los que hacemos que las cosas sucedan. Abracadabra: haré lo que nombre.